Saltar al contenido
De Cine y Series

El Joven Sheldon, deberíamos ser como él, al menos en ésto.

Hola, seguramente estás aquí por que ya viste la serie “El Joven Sheldon”

Si llegaste aquí esperando leer una crítica o para saber si te recomiendo la serie, lamento decepcionarte, porque éste artículo solo va a tratar de una sola frase que dijo en el primer capítulo.

Tranquilo, no habrá Spoilers, así que puedes leerlo con calma y saber de qué va.

Primero, ¿Quién es Sheldon?

Sheldon es uno de mis personajes favoritos de la serie “La teoría del Big Bang”.

Es el científico loco y genio que se preocupa excesivamente por la limpieza y siempre nos hace reír con sus ocurrencias.

En la precuela “El joven Sheldon” vemos la infancia de éste personaje retomando, claro, muchas de las anécdotas que vemos en la serie central.

Sheldon es un niño superdotado, de tal manera que a la corta de edad de 9 años es enviado a estudiar la preparatoria.

Aquí es donde comienzan parte de los problemas porque, a pesar de tener una super inteligencia, sigue siendo un niño.

Hay muchas cosas que no entiende del mundo y aún más, es un niño que no encaja en un entorno lleno de adolescentes ni con los chicos de su edad.

Su madre siempre lo está apoyando e incluso lo impulsa para que trate de llevar una vida lo más normal posible.

Su padre quiere a su hijo, aunque al parecer no lo entiende y lo deja más a cargo de su madre.

Punto clave es su hermana melliza, Missy Cooper, quien, de cierta manera lo admira y se pregunta por qué ella no es tan inteligente como él, pero siempre le está dando consejos desde el corazón y no de la cabeza.

Problemas en la vida real

Claro que estamos hablando de una serie de televisión, sin embargo nos deberíamos de detener un poco en el enfoque de éstos casos.

Comúnmente nos enteremos por las noticias, o la TV cuando hay un niño superdotado.

Estos niños a su corta edad ya tienen una maestría e incluso un doctorado, pero aquí es donde viene el problema:

Son solo niños e incluso adolescentes. Lo que quiero decir es: ¿Dónde quedó su crecimiento integral y no solo el intelectual? ¿De verdad se divirtió en el proceso, vivió su etapa infantil y se desarrolló como persona?

Quizás al principio parezca que lo normal es alentarlo al estudio, aunque creo que siempre debe existir el punto medio, aunque todos los casos son diferentes.

Siempre hay un contexto. Para ésto les recomiendo el siguiente artículo sobre niños superdotados.

Madurez a una edad temprana.

Si se detuvieron para leer el artículo anterior, hay una parte que menciona la mayor madurez a su corta edad con respecto a otros niños de su edad.

Sheldon Cooper, a sus nueve años, ya muestra una gran madurez para esa edad. Incluso cuestiona y enfrenta a superiores y familiares.

Aparentemente ésta es una característica de lo niños superdotados y lo vemos en nuestro personajes.

Prueba de ello es la frase que me impulsó a hacer éste artículo, el cual vamos a tomar a continuación

La pelea de sus padres.

En el primer capítulo de la serie, vemos a Sheldon junto a su hermanita en su cuarto preparandose para dormir.

Fuera del cuarto están sus padres peleando por que hay que comprarle unos zapatos a Sheldon, entonces su papá dice que use los viejos de su hermano mayor mientras que su madre le comenta que compren unos nuevos.

Es aquí donde Missy, su hermana, le dice a Sheldon que están peleando por su culpa.

Sheldon sin preocupación le comenta que no están peleando por él, que están peleando por el dinero.

Traumas en nuestra vida.

En este momento quiero que te cuestiones, ¿Con quién te identificas más, con Missy o con Sheldon?

Es decir, Missy echa la culpa a Sheldon porque sus papás están peleando.

¿Cuántas veces nos hemos culpabilizado por cosas como éstas?

Y no quiero decir que siempre nos queramos hacer la víctimas, pero en muchas ocasiones, especialmente de pequeños, se nos enseña que así sea, especialmente cuando nuestros padres se culpan a ellos mismos de las desgracias que suceden.

Sip, ya te habrás dado cuenta que es un ciclo vicioso e incluso hereditario.

Sí – no. Siempre hay que reconocer cuando tenemos la culpa, una parte de la culpa o cuando no es nuestra responsabilidad.

Quiero comentarle a todos los lectores que en muchas ocasiones, especialmente de pequeño, me puedo identificar con Missy.

Muchas veces intenté culpar a otra persona e incluso había veces que me culpaba a mí mismo, sin embargo deberíamos aprender un poco de nuestro Joven Sheldon: “No están peleando por mi culpa, están peleando por el dinero, son discusiones normales en una relación”

Claro que, como lo mencionaba más arriba, esto indica un cierto grado de madurez que no todos alcanzamos a la misma edad, en especial si no hay alguien que nos lo muestre o nos guíe correctamente.

Hay que ser un poco más como Sheldon

La realidad de cada uno de nosotros siempre será diferentes.

Habrá quien vivió situaciones complicada y habrá quien no. Habrá quien ha hecho una tormenta en un vaso de agua y quien haya encontrado la paz en una tornado.

Todos somos completamente diferentes, sin embargo quiero dejar esta lección en claro:

Deberíamos saber cuándo es nuestra culpa, cuándo es parte de nuestra responsabilidad, cuando no lo es y cómo tenemos que a actuar frente cada situación.

Claro que para todo ésto hay que tener cierto grado de madurez. Es así que si tienes algún tipo de problema así, podrías intentar hablar con tus seres queridos e incluso buscar ayuda profesional.

Lo que me encanta del cine y las series, es que los buenos escritores siempre intentan retomar hechos reales, hechos de los que podemos sacar una reflexión que nos pueden ayudar, hechos con los que nos identificamos.

Si no fuera así, no existiría éste blog, que a veces solo es para entretener, pero en muchas ocasiones son para analizar problemas de las series y ver su trasfondo en nuestro mundo real.

En fin, me gustaría leer tus comentarios en la caja de comentarios y ver con quién te identificas más, con Missy o con Sheldon.

Te mando un saludo y un fuerte abrazo.