Saltar al contenido
De Cine y Series

¿Disney y pixar solo son para niños?

Si, si, si y mil veces si. Todas las producciones de Disney Pixar son para niños… o al menos para los que tenemos un alma de niño je, je.

Las temáticas que han manejado en sus diferentes producciones han sido variadas y fantasiosas, aunque también increíbles.

Yo me pregunto, ¿Cómo se les ocurrió hacer una película acerca de los juguetes cuando nadie los ve? Y más aún, ¿Cómo logran que muchos de nosotros nos logramos identificar con alguno de los personajes?. Eso es maravilloso.

No por nada a los niños les encantan las películas de Disney (Digo esto generalizando ya que siempre hay sus excepciones) y se sorprenden de todo lo que sucede.

Ahora, nosotros, los adultos, ¿Acaso no nos gusta alguna película de Disney o de Pixar? Estoy seguro que debe haber alguna, o algún personaje, alguna historia… ¡Algo nos gusta!

Aunque digas que no, seguramente sentirás alguna nostalgia cuando digas: “Esa película la vimos de pequeños en el cine con mi abuelito.”

Es un manejo de sentimientos increíble lo que hoy en día representa Disney Pixar, desde personajes maravillosos, hasta historias que nos han conmovido.

La nostalgia es lo que nos hacer recordar.

Ya decía el gran Stan Lee que las películas de superhéroes son los cuentos de Hadas de los adultos, en donde ya no está la típica princesa y el hada madrina, pero si tenemos a hombres fantásticos, con superpoderes, algunos capaces de leer mentes, viajar a través del tiempo, etc. con grandes habilidades y que nos sorprenden.

Quizás sea por que nos gustaría tener algún superpoder.

Hago mención de esto porque nuestra niñez se marca como culminada cuando perdemos esa inocencia que nos caracteriza como niños, cuando somo niños  nos creemos todo lo que vemos e incluso siempre decimos la verdad, cosa muy distinta a cuando ya somos adultos

Conforme vamos creciendo, vamos aprendiendo acerca de efectos especiales, materiales hechos por computadora, manejo de cámara, etc… pero hay algo dentro de nosotros que no nos deja de sorprender, esa nostalgia pueril que aún vive en nosotros.

Si bien, cuando crecemos nos volvemos más incrédulos, también hay un mundo de sentimientos dentro de nosotros, sentimientos que logran revivir un poco de ése niño que fuimos antes de crecer.

Hay quien a esto lo llama “nostalgia”, que es aquel sentimiento que nos hacer recordar lo que fue en el pasado, es ese sentimiento de anhelo del pasado, eso que nos movió años atrás y que puede ser un momento de felicidad e incluso uno de tristeza.

La historia del caldo

Una vez, una señora le quería preparar un caldo de pollo a su esposo de sorpresa, y como no lo sabía hacer, le pidió ayuda a su vecina. La vecina muy convencida aceptó la solicitud.

Lo interesante de la historia es que ésto fue algo repentino, estaba por llegar el esposo, entonces decidieron usar caldo de pollo instantáneo con unos “toques” de la vecina para “ocultar” el sabor del caldo instantáneo.

Es así que logran el cometido y cuando el hombre alto, de caracter fuerte, de esos que se enojan de todo, llegó para comer, se sentó y probó el caldo.

Apenas dio el primer sorbo y se quedó callado, sin moverse, ninguna reacción… hasta que, de la nada, ahí sentado, solo corrió una lágrima de sus ojos.

La esposa muy preocupada le preguntó qué ocurría:

-Sabe igual al caldo que nos hacía mi abuela cuando era niño -contestó el esposo.

Vaya experiencia, ¿No crees?. Es así que algunos de los secretos del éxito de éstas grandes productoras viven ahí, en hacer uso de la nostalgia en los adultos y maravillar a los niños.

Coco de Disney Pixar

¿Apoco crees que la película de Coco no causó algún tipo de sentimiento en el adulto que vive fuera de su país, que después de tantos años sin haber podido regresar a su amada patria, no le hizo recordar sus costumbres, su familia y sus tradiciones?

Coco a logrado ganar el corazón de muchas personas.

Si aquí estando en México yo lo pude ver con otras personas e incluso conmigo mismo…

En mi caso me recordó las enseñanzas de mi bisabuela, a quien quería mucho, a mi pueblo, en donde sí se ponen los altares de muertos, pero que ahora, en donde vivo, esta costumbre no existe.

En fin, esta película que mencioné revivió un poco de mi niño interior. Así que cuéntanos, ¿A ustedes qué películas les han hecho revivir un poco de su niño interior y por qué? Recuerda dejarlo en los comentarios y compartir.